lunes, 5 de diciembre de 2011

BEIRUT


__Llevamos dos semanas en la capital y ya me da tanto asco esta gente que podría morirme aquí mismo. Palestinos, armenios, gabachos, olivos, cemento, tabuleh, fatush, los putos garbanzos y un queso maloliente. Cuatro días -dijo Sara-, para presentar la película y buscar distribuidor en Oriente. Por el amor de Dios -dije yo-, eres guionista; que se busquen a otro. Pero no hay otro. Porque es una producción independiente, modesta; una basura de película. Por eso estamos aquí -y no en un festival civilizado-. Anoche llamó mi hermano, para ver si tenía intención de volver. No me atreví a decirle que no tenemos fecha, que dependerá de cómo vayan la cosas. Está molesto, quizá, porque me largue sin hacer el inventario. No sé, no quise escucharlo y colgué; estaba a punto de follarme a Ghizlane -nuestro contacto en la capital-, aprovechando que Sara perdía el tiempo con una coreana en ese restaurante lleno de mongolos. Hacía un siglo que no me tiraba a nadie en un coche -desde la universidad, supongo- y no me sentó bien. Lo hice porque desde que nos presentaron en el teatro -desde que le di la mano-, vi que estaba interesada. Morena, bajita, buenas tetas... Y no soporta Sara. No me lo dijo, claro, pero es por eso que fue todo tan fácil. A mí también me está empezando a caer mal. Las dos. Me caen de puto culo. Antes de venir al puerto, aún me olía todo a coño. Ni siquiera traté de ocultarlo -de limpiarme- cuando llegué al hotel, y no me apetecía darme una ducha esta mañana, así que he dejado el móvil -y las llaves- junto a los calzoncillos sucios -de los que alguien se ocupará- y he venido dándome un paseo, pensando que tendría su gracia haberla dejado embarazada -a Ghizlane-, después de un año intentándolo con Sara. Extiendo mi toalla y me tumbo. Media docena de chavales en el agua. Hablan árabe, creo, y no parecen preguntarse de qué va todo esto, porque son unos críos y aún no les duele nada. Giro sobre mí mismo para evitar que el sol me dé en la cara y pienso que, si vivieran tres mil años... No. La inmortalidad no nos vuelve más listos. A los quince, a los veinte... Ahí termina nuestra lucidez. Porque no estamos hechos para vivir más de cuarenta. Si haces deporte -si eres moderadamente limpio-... puedes sobrevivir con cierta dignidad y ganar algo de tiempo... Pero, en definitiva, somos barro y mierda en constante descomposición. La patria, la gloria, la bandera y una cana, en el pecho. Me levanto de un salto y les digo a esos maricones que no tienen ni puta idea, que se aparten de mi camino. Una chica -parece francesa- me sonríe. La de cosas que podría hacer con esa boca, pienso. Espero mi turno. Y salto.



Puedes descargar el vídeo aquí.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

TODO EN UN PARRAFO.

MUY BIEN.

EL VÍDEO... UFFF

Anónimo dijo...

!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Anónimo dijo...

Pobre Sara.

Aanaya dijo...

Abu Dhabi Escort Service
Abu Dhabi Escort
Abu Dhabi Escort Service Ajency
Abu Dhabi Call girl Service
Escort Service in Abu Dhabi
call girl Abu Dhabi

Aanaya dijo...

Surat Escort Service
Surat Escort
Surat Escort Service Ajency
Escort Service in Surat
Call Girl service in Surat
call gilr Surat

Aanaya dijo...

Vadodara Escort
Vadodara Escort Service
Escort Service in Vadodara
Vadodara Escort Ajency
Call girl Service in Vadodara
Call Girl Vadodara

Aanaya dijo...

Siliguri Escort Service
Siliguri Escort
Escort Service in Siliguri
Siliguri Escort Service Agency
Escort Siliguri
Call girl Service in Service

Aanaya dijo...

Bangalore Escort
Bangalore Escort Service
Bangalore Escort Service Agency
Escort Service in Bangalore
call girl service in Bangalore
Call girl in Bangalore
Adult Service in Bangalore
Independent Escort Bangalore

Anónimo dijo...

Pero que coño.

90minup dijo...

CASA98 บริการ แทงบอลออนไลน์ แทงบอลเดี่ยว บอลเต็ง บอลสเต็ป
CASA98
แทงบอลออนไลน์
สมัคร CASA98