miércoles, 3 de noviembre de 2010

GÉNESIS


__Phil paseo por el despacho. Un calendario, láminas de pintores renacentistas, el ordenador. La Señorita Perotti parecía tenerlo todo muy ordenado: su mesa, sus carpetas... Una bolsa de deporte.
__Apretó los dientes y sus mandíbulas se inflaron como un corazón infartado.
__Corrió la cremallera y la abrió, lentamente.
__Miró hacia la puerta y deseó que hubiera estado abierta, para ver si ella, o cualquier otro profesor, se acercaba por el pasillo. Metió la mano y palpó una toalla, un neceser y algo de ropa. Agarró lo que sin duda era el aro de un sostén y un escalofrío le recorrió el cuerpo.
__Decidió que no podía llevarse sus bragas a casa, sacó la mano y cerró la bolsa, molesto ante semejante ataque de responsabilidad.
__-Phil.
__-Señorita Perotti... Yo... Eh... Acabo de llegar.
__-Está bien –dijo ella, sonriendo-. Buenas tardes.
__-Sí, buenas tardes.
__-Disculpa –dijo, cerrando la puerta-. Ya sé que tengo que estar disponible de cuatro a seis, pero la asociación de padres me está volviendo loca.
__Pasó junto a él. Olía a rosas. Y miel.
__Se sentó y retiró un par de carpetas.
__-Toma asiento, anda... Cuéntame.
__-Verá –dijo Phil, sentándose-, es que tengo un par de dudas... Sobre la clase del otro día... y como usted dice que vengamos antes de que... Ya sabe...
__-Antes de que sea demasiado tarde, sí...
__-Pues... Verá, es sobre la Biblia... Falté un par de días y... no me ha quedado muy claro...
__Ella lo miró, interesada.
__Él comenzó a sudar cuando descubrió que uno de los botones de su blusa estaba desatado, dejando ver el encaje de una camiseta finísima.
__-Pregunta sin miedo, Phil –dijo ella, ajena al sufrimiento del chico-, estoy aquí para lo que necesites.
__-¿Quién... la escribió?
__-Tú... ¿Quién crees que lo hizo?
__-Jesús... no pudo ser porque...
__Phil se detuvo. Ella sonrió condescendientemente.
__-No, no pudo ser –dijo-. Verás, aunque parezca sólo uno, la Biblia es la suma de muchos libros. Se divide en dos partes: "Antiguo" y "Nuevo Testamento".
__Se levantó.
__-Es un libro que abarca cuatro mil años de historia, si es que podemos llamarla así.
__Se acercó a él.
__-La Biblia fue traducida por primera vez, al griebo, en el siglo tercero antes de Cristo... Y, según parece, trabajaron en esa traducción setenta personas... ¿Me sigues?
__-Sí... Pero... No sé...
__Phil comenzaba a sentirse incómodo. Había ido a su despacho con la intención de recopilar lo que él denominaba “material masturbatorio”, pero ella estaba resultando demasiado agresiva, abierta. Parecía dispuesta a jugar.
__-Sé lo que te pasa, Phil, pero no te preocupes... En serio –dijo ella, tocándolo en el hombro-, es más fácil de lo que parece.
__Sonrió.
__-Los primeros cinco libros de la Biblia fueron escritos por Moisés... Es lo que se denomina el “Pentateuco”. Era eso lo que querías saber, ¿no? Recuerda que Dios entregó un conjunto de leyes a este buen hombre... Conjunto que conocemos como la “Ley Mosáica”. "Ley", en hebreo, se dice “Tora”.
__Y se hizo el silencio.
__Era una beata, sin duda. Demasiado guapa. Demasiado lista. Ésas son las peores, pensó Phil. Podría levantarme, acercarme a ella y besarla. Podría intentarlo, levantarme, acercarme a ella y... si se asustara, ofrecerle mi mano y darle las gracias efusivamente. Quizá, pensó Phil, podría disculparme, decirle que no me encuentro bien. Podría follármela encima de la mesa. Tirarlo todo al suelo, arrancarle esa ridícula falda y sacarme la polla.
__La puerta se abrió.
__Un niño, de unos doce años se asomó desconcertado.
__-¿Señorita Perottí? –preguntó.
__-¿Sí? –contestó ella.
__-La esperan abajo.
__-Gracias.
__Tomó aire. Lo mantuvo en los pulmones. Y empezó a soltarlo, lentamente, mientras recuperaba un par de papeles de un cajón.
__-Lo siento, Phil...
__-No pasa nada –contestó Phil, apartando el pelo que le caía por la cara-, me ha ayudado mucho.
__-¿En serio?
__-Sí.
__-No dudes en venir por aquí cuando quieras.
__-Así lo haré –dijo, saliendo por la puerta, sonriendo al chaval.
__Bajó las escaleras, cruzó por el pasillo principal y entró en los baños.
__Bebió agua, se sequó las manos en los vaqueros y se miró al espejo.
__Sonrió, desconcertado, se peinó, salió cantando y cruzó el patio del instituto, hasta el coche de su amigo Fred.
__-¿Qué pasa, tío?
__-Nada. Una charla con la Perottí.
__-Pedazo de puta.
__-Vámonos, ¿no? –preguntó Johnny.
__El chaval, el niño que había interrumpido su inevitable pérdida de virginidad con la Señorita Perottí, paso junto a ellos. Se agachó y quitó la cadena a una de las bicis aparcadas junto a la verja.
__Montó.
__Y comenzó a pedalear calle abajo.
__-Hijo de puta –dijo Phil.
__-¿Qué?
__-Vamos, venga, sigamos a ese crío.
__-¿Para qué? –preguntó Fred, somnoliento.
__-Tú conduce, coño, ya verás para qué.
__-¿Quieres acojonarlo? –preguntó Johnny, divertido.
__-Venga, vamos –dijo Phil, montando detrás, excitado.

Puedes descargar el vídeo aquí.

No hay comentarios: