jueves, 8 de abril de 2010

VIGILADOS


__- ¿No has leído a Kafka?, ¿en serio?
__- No... ¿Qué es?
__Sarah sonrió, siempre consciente de las cámaras.
__- Es un escritor, de Europa... Praga... ¿Eso sí sabes qué es, verdad?
__- Europa sí, claro... Tengo un primo en París trabajando en la vendimia.
__- Oh, París, qué ciudad. La más maravillosa.
__- Sí, eso dice Miguel, mi primo.
__Y llegó uno de esos incómodos silencios.
__Era la vigésima edición de "Vigilados", variante creada a partir de "Gran Hermano" con intención de salvar el plagio, pese a tener, ambos concursos, idéntica dinámica: una docena de jóvenes encerrados durante meses en una casa, dedicándose a vaguear, superar pruebas idiotas y tener, con un poco de suerte, algo parecido a una relación sexual, bajo un edredón.
__Dado el ridículo índice de audiencia de la última edición, para este año habían duplicado el premio y elegido un grupo más heterogéneo, siendo Pancho el ejemplo perfecto de este nuevo formato: mejicano, más bien feo y prácticamente analfabeto.
__Sarah, modelo y universitaria, no necesitaba el dinero. No necesitaba nada, pero asumía que, para impresionar a sus padres quizá, tenía que ganar llevándose a todos por delante... Algo que estaba haciendo a la perfección: ella solita había eliminado a seis concursantes.
__Ahora le tocaba el turno a Pancho, el cocinero mejicano, que preparaba la cena para todos sus compañeros: carne, patatas, salsa de queso, pasteles...
__- Tiene buena pinta, Pancho. Es lo bueno de la gente humilde, que con cuatro cosas, os las ingeniáis para crear algo digerible...
__- Qué... ¿Qué quieres decir...?
__- Nada, que es impresionante cómo cocinas.
__La cámara enfocó la escena. Ella se apoyó en la encimera, tratando de mostrar el canal de sus pechos.
__- Estuve dos años trabajando en un Hotel, en Las Vegas. Mucha gente venía para cenar mi menú, ¿sabes?
__- No me extraña, la verdad. Y eres un ejemplo para tu gente. Me encantaría que llegaras a la final y ganases el premio, Pancho, en serio... Ser honrado, del lugar del que provienes, tiene que ser muy difícil.
__Pancho la miró, como un exegeta enfrentándose al Necronomicón.
__- ¡Sarah!
__Ella se giró. Las chicas la llamaban desde el jakuzzi.
__- Oh, Pancho, te dejo, voy a debatir un rato.
__- Espera –dijo él.
__Y sacó de una tarterita una bolita de carne con queso.
__- Tienes que probar esto.
__- Eh... No sé, voy a...
__- En serio, lo he creado para ti.
__Ella probó la carne, cerró los ojos y se dejó llevar. Nunca había probado nada tan delicioso. Suspiró, paseó la lengua por los labios y miró a un feliz Pancho.
__- Está... está muy rico, Pancho. Te felicito.
__- Gracias.
__Y se fue.
__Pancho no dejaba de sonreír mientras batía los huevos para una tortilla de espinacas. Matt entró en la cocina.
__- ¡Qué pasa brother! –y cogió un delantal.
__- Matt, amigo, ¿cómo lo llevas?
__- Bien, quería venir a ayudarte hace un rato, pero no soporto a esa zorra.
__- Entiendo, pero no te preocupes, ha ido al jacuzzi.
__- Ya, bueno... La putada es que no se quedará allí toda la tarde.
__- Quién sabe, igual le da por abandonar el concurso si el ridículo es lo suficientemente grande...
__Matt no entendió a su amigo, abrió una lata de cerveza y empezó a freír el pescado.


Descarga el vídeo aquí.

Publicado originalmente en Roncando en el Nostromo.

No hay comentarios: